Blinking Cute Box Panda

martes, 11 de diciembre de 2012


Libro Abierto
Capítulo 49



Estaba en una cama de dos plazas y media, con un covertor de color negro y los almohadones rojos. La cama estaba cubierta de pétalos rojos y blancos, mientras que el suelo de la habitación también lo estaba. La luz artificial estaba apagada, pero la penumbra no hacia acto de presencia, ya que había pequeñas velas rojas y blancas por el bode de las paredes, dando una luz baja, pero lo suficiente como para ver el rostro de mi amado. Y frente a mi, una bandeja de comida, para los dos supongo.
—Esto es... Hermoso. —dije por fin, sonriendo como boba.
—Tú eres hermosa.—musitó sobre mis labios, para luego acoplarse en un beso exquisito.—Bueno, la cena está servida. —anunció dándome la mano para sentarme, mientras me acercaba la bandeja con el plato encima.
—¿Qué es esto? —le pregunté, mientras olía la comida.
—Es una comida típica francesa, es Boeuf Bourguignon.
—Mmm... que rico. —anuncié, mientras llevaba un pedazo a mi boca. — ¿Qué es?
—El plato conciste en dos ingredientes fundamentales, ternera y vino. —mencionó y mi cara se descompuso.
— ¿Ternera? —inquirí con un nudo en la garganta.
—No seas tan cerrada, Belle mia, dijiste que era rico. —mencionó, besando mi mejilla. —Además no vas a rechazar algo que me tomó más de dos horas, ¿no es así?
— ¿Lo hiciste tú? —pregunté sorprendida.
—Ya te dije Cher, que sabía cocinar, pero tú estas empecinada en no creerme.
—No, no, claro que te creo. Lo que no entiendo, es ¿dónde cocinaste?
—Pedí prestada la cocina del hotal, y la chef fue muy gentil conmigo.
—Claro, gentil... La chef. —mencioné remarcando el modificador directo, La.
— ¿Celosa Cher? —preguntó dulcemente, mientras me besaba en los labios.
—Te amo. —susurré sobre sus labios.
—Yo también te amo, eres la razón de mi todo. —mencionó, y volvió a unir sus labios sobre los míos.
—¿Sabes por qué hice esta cena? —me prguntó, mientras llevaba un trozo a su boca.
—No, ¿por que?
—En mi familia, la navidad existe pero... es un tanto diferente a la tuya.
— ¿Cómo "diferente"?
—Para ustedes el mesías es Jesús, ya llegó y los salvó del pecado, en cambio para nosotros un simple humano, no puede ser el mesías entonces, creemos que el mesías todavía no llegó. Obviamente cuando llegue va a ser un semi-dios o un hechicero, en su defecto. Entonces todos los 24 de diciembre son noche buena, porque esperamos no el nacimiento, si no la aparición de el mesías, y el 25 se celebra. Por eso la comida, la ternera es uno de los animales más puros que hay, entonces se hacen dos, uno para la celebración entre nosotros, y otro para dejar en el altar, por si el mesías aparece y el lo va tomar.
—Vaya es... interesante. —exclamé, sus creencias eran muy diferentes a las mías. — ¿y le llaman navidad? Digo, a la noche buena la llaman noche buena... —el me interrumpió.
—No, no. A la noche buena nosotros la llamamos día de luna, ya que se sabe que el mesías siempre aparece de noche los 24, y a la navidad, o sea el 25 de diciembre, le decimos día del sol, porque eso va a hacer él, iluminar a el mundo del pecado, y liberar las almas de todos.
Y así paso la cena entra risas y comentarios. Uno de los tantos talentos de mi novio era ese, hacer que cualquier deje de preocupación desaparezca en cuanto el abre la boca y comienza a divagar y hacer comentarios sin sentido.
—Así que feliz Navidad. —me dijo sonriente, enseñándome el reloj de su muñeca derecha, que marcaban las doce.
—Feliz día del sol. —le contesté, a lo que el río quedamente, y se acercó hasta mis labios, apoyándolos lentamente, provocandome un supor.
Se empezó a oír como se disparaban los fuegos artificiales, así fue como Harry me tomó de la mano y me llevaba hasta la ventana de nuestra habitación. Estaríamos en un quinto o sexto piso ya que la altura era elevada, y miré al cielo como el arte de colores se expandía ante nuestra vista. Brillos de todos colores, violetas, amarillos, rojos, verdes, azules, rosas y demás colores había en el cielo estrellado de Las Vegas, mientras en las calles se podía observar a la gente salir y saludarse entre si por la navidad. Era todo mejor de como lo recordaba. Y por supuesto la compañía era mucho mejor.
Su boca se apoyó sobra la mía, dejándome sin aliento, mientras su lengua exploraba mi cavidad bucal, hasta parecía en busca de algo. Y la mía hacía exactamente lo mismo. Sus manos se acomodaron al rededor de mi cintura, mientras que las mías se encontraban alrededor de su cuello, tratando de apegarlo más a mi boca, claro... Si eso era posible.
Sus manos se comenzaron a mover del lugar en donde estaban, recorriendo parte de mi espalda hasta llegar a la parte de mi cuello, allí empezó a tironear de mi campera y de un momento a otro esta se encontraba en el piso. Mis manos también se movieron de su cuello, a el comienzo de su camisa y mis dedos temblando de nerviosismo iniciaron un recorrido con el solo fin de desacerme de ella, sacaba cada botón de su ojal mientras que el dueño de la camisa, proporcionaba en mi clavícula y descendiendo por ella, finos y delicados besos, que se iban convirtiendo en salvajes y pasionales. Cuando mis manos lograron desabotonar la prenda se la quité y pude observar lo más perfecto que pueda haber. Su piel era blanca como la nieve, tan fina como la seda que te envolvía y parecía que dormías en una nube.
El emprendió un recorrido de mi mejilla, hasta mis labios siguiendo por mi clavícula y luego bajando a mi cuello, y alli dejó leves mordidas que hacían que mi cerebro se nuble por completo, dejándome en un estado de idiotez y placer total. Las palmas de sus manos se pusieron en el comienzo de mi remera, y la levantaba sutilmente esperando, tal vez, a que yo diga algo, pero en vez de decir algo, porque creo que si hablaba de mi boca iba a salir una estupidez,  saqué mis manos de su cuello y las puse en mi cadera, sobre las de él, y subí las suyas, y con ellas mi remera. Con la llema de sus dedos acariciaba mi piel que quedaba descubierta ante sus ojos, y de un momento a otro, mi remera desapareció de mi cuerpo, dejándome en corpiño frente a él. El interpelado sonrió de costado, y yo me puse de todos colores.
—Eres lo más hermoso que vi en mis más de 200 años. —musitó y volvió a besar mis labios, dejándome sin aliento.
Sus labios recorrian mi cuello, hasta bajar por mis hombros y sus manos al rededor de mi cintura. El muchacho me tomó firmemente, y comenzamos a caminar hasta la cama, donde el me acomodó sutilmente sobre esta, y él sobre mí, teniendo con una mano todo su cuerpo para que ni un gramo de su peso estubiera sobre mí, y la diestra seguía en mi cintura firmemente. Mi boca fue más rápida que la suya, y yo tomé sus labios por sorpresa uniéndonos en un beso cálido, pero vehemente, aunque la ternura y el amor loco y desesperado jamás abandonaron el acto.
Mis labios se movieron súbitamente hasta su cuello, dejando leves marcas en su fina y blanquecina piel, y a continuación mis manos se movieron por inercia al inicio de su pantalón. El mucho más rápido que yo, lo hizo desaparecer, dejando al ser más perfecto de la tierra semi desnudo ante mis débiles ojos, deslumbrados por tal belleza. Su índice empezó a acariciar mis brazos de una manera sumisa y protectora, entretanto sus manos se localizaban en el inicio de mi pollera, y comenzó a bajarla, hasta quedar completamente en ropa interior.
Sus labios volvieron a los míos, los cuales los anhelaban de una manera que casi podía llegar a doler, y en menos de lo que canta un gallo, su baca bajo hasta mi clavícula y sus dedos al broche de mi brasier, el cual ya formaba parte del piso.
Y como quien no quiere la cosa, volvió a arrancar el beso, lleno de impudicia y desenfreno, cargado con kilos y kilos de adrenalina que me recorrían todo el cuerpo. El muchacho rápido y preciso quitó la última prenda de mi cuerpo. Se detuvo unos instantes a contemplarme y yo me puse completamente roja.
—Eres perfecta, siempre lo supe. Eres mi salvación, tú... eres mi creencia y mi fe. —musitó con la voz acaramelada, y yo creí que mi corazón se detuvo por esos instantes.

→Quedan 5 capítulos & el Epílogo ♥

4 comentarios:

  1. Hola! Fan fan fan! :) Nueva lectora! Leo tu fic Dramma Queen en el foro de wn y tambien leí el de Runway to hell. Me pareces una escritora increible y me encantan las tres historias que has hecho, de verdad. Lastima que llego justo cuando solamente quedan cinco capitulos -.-" Pero bueno, los disfrutaré al máximo jejeje!

    PD: En el foro soy Dayane_Styles.
    PD: Continuala pronto que lo has cortado en el momento mas interesante *.*!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ai muchisimas gracias :3 igual si la queres leer toda, arriba esta Libro Abierto & estan todos los caps! muchisimas gracias lindda ♥

      Eliminar
  2. Ay no,lloro,queda poquito:3 Como eras en wn? me olvide :))) seguila!

    ResponderEliminar